Como diferenciar una piedra preciosa de las piedras semipreciosas

No es un secreto para nadie que el ser humano desde hace mucho tiempo ha sentido devoción por las piedras preciosas y las piedras semipreciosas, las cuales tienen un cierto misticismo, ya que las mismas en ocasiones suelen ser difíciles de conseguir.

 

Esta clase de piedras a través de los siglos se les ha visto como símbolo de poder y exclusividad, e incluso en todos los reinados se puede observar personas de la realeza usando las mismas, hay quienes las utilizan para sanar o para todo lo contrario.

 

Estas piedras son en su gran mayoría minerales, pero existen algunas que se denominan orgánicas como, por ejemplo: el ámbar. Por otro lado, las piedras semipreciosas son un poco más fáciles de conseguir, como también se considera que comparadas con las preciosas, se encuentran considerablemente en mayores proporciones.

 

La oscilación en el precio de ambas se coloca en base a criterios como su dureza, rareza, belleza y perfección. Existen actualmente 130 especies de minerales que son catalogadas como piedras semipreciosas.

piedras semipreciosas

Como distinguir piedras preciosas de piedras semipreciosas

 

Para poder diferenciar estos dos tipos de derivados de los materiales las personas utilizan principalmente tres factores.

 

El primer factor trata de la dureza de las mismas, mientras más duras sean, entonces más rápido se considerarán como piedras preciosas, por ejemplo: El diamante, es una piedra preciosa y es una de las más duras que existen.

 

El segundo factor es la rareza y la escasez de la misma, mientras más difíciles sean de encontrar se les suele asignar una categoría privilegiada.

 

Por último, su belleza y perfección. Cuando nos referimos a la belleza y perfección realmente queremos decir que hay que hacer énfasis en el color, brillo, transparencia y pureza de las mismas. Estas piedras también son consideradas muy importantes y hay quienes dicen que cada uno tiene un significado o sirven para atraer cierto tipo de energías a tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *