¿Eres más del de vinilo o la `nube´?

Por Álex Beltrán

Confesemos: alguna que otra vez hemos soñado con emular la escena, repetida en muchísimas películas, en la que -para enamorar al chico o a la chica- se deposita una moneda en una vieja rockola y justo en ese instante comienza a sonar la canción de nuestros sueños. Pues ahora puedes hacer ese sueño realidad.

Pero tranquilo, lo que se lleva es escuchar música al más puro estilo años 50 – 60 pero sin la necesidad de echar monedas. Y es que los tocadiscos vintage vuelven a estar de más de moda que nunca.

Para algunos echar la vista atrás puede ser refrescante, desconectando de la tecnología. En nuestras vidas es más importante contestar a un wasap que charlar tomando un café, así, parar un rato para analizar el mundo en el que nos movemos (al más puro estilo Black Mirror) o sentarse a escuchar un buen disco, puede ser un respiro. Esta forma de `romper´ el tiempo empieza a estar cada vez más de moda.

Eres más del de vinilo o la `nube´- (BigbenShop)2Regreso al vinilo: ¿solo una moda hipster?

Ahora esos objetos que nuestras abuelas guardaban celosamente ya no son antiguos sino vintage o retro, si los adaptamos con las nuevas tecnologías.

Es curioso que los discos de vinilo se cotizan más que los CD. Aumenta, con cifras de récord, el número de ventas de vinilos y el número de personas que valoran poner un viejo disco que meter un CD o descargarse una canción de iTunes.

Pero, por qué en estos momentos en los que tenemos la música que queremos a un solo clic, pega tan fuerte la venta de este formato analógico. La respuesta no la tenemos en la calidad el sonido, que muchos alegan, sino en el sonido analógico, agradable y, sin duda, diferente que emiten. Incomparable con el inerte de lo digital.

La fiesta en casa

Pop, rock, jazz… No importa los gustos musicales que tengas, con estos viejos-nuevos tocadiscos podrás montar la fiesta en casa y será todo un éxito.

No sólo por lo retro que conlleva escuchar música en un aparato con las formas clásicas de las viejas gramolas, sino que cada vez es mayor el número de personas que prefieren rescatar esos viejos sonidos que desprenden los long play al girar sobre el brazo metálico del tocadiscos.

El ritual

Para los melómanos escuchar buena música es todo un ritual. Para ellos, elegir una lista de Spotify es como cometer un sacrilegio.

El ritual se convierte en muchas veces en una excusa para desconectar del ritmo frenético de vida que llevamos: ir a la balda de los vinilo, elegir el que queramos escuchar, quitarle la funda protectora y manejarlo con cuidado de no dañarlo, ponerlo en el tocadiscos y sentarse a apreciar la música y nada más.

Todas estas acciones requieren un valor simbólico que los más puristas quieren preservar y los nuevos quieren potenciar, ya que la predisposición que lleva sentarse simplemente a escuchar los detalles o las pequeñas imperfecciones de un disco, es mayor que la de dar a un simple clic y dejar la música sonar. Por eso cada vez tiene más devotos.

Ahora la mayoría de los compradores de vinilo tienen entre 25 y 40 años. Ellos no han conocido la era no digital, muchos comenzaron por el diseño de las portadas de los discos y para poder guardar y coleccionar a sus artistas favoritos, algunos vinilo -que son considerados verdaderas obras de arte- jamás serán reproducidos por sus dueños, simplemente formarán parte de su vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *