El airsoft: una nueva y curiosa forma de entretenimiento

Vas por la montaña de paseo. Desde el año anterior que no habías encontrado un hueco, y luego llegaba el frío y no era plan. Pero sí, ese fin de semana has podido organizarlo, así que vas con tu familia a pasar un agradable día en el monte, incluso te llevas unos bocadillos.

Y de repente, cuando vas por un sendero, aparecen tres o cuatro tipos vestidos de soldados, haciendo señas en silencio. Os ven, y os dicen “no os preocupéis”, y se oye “pac pac pac” y los soldados se tiran al suelo. “¡A cubierto!”, gritan. Tú y los tuyos flipáis, claro. ¿Qué demonios le ocurre a esa gente? ¿Qué significa lo que estás viendo? ¿Ha empezado una guerra y tú sin enterarte?

 

Juegos de guerra

airsoft entretenimiento

No ha empezado ninguna guerra, tranquilos. Es un juego de grupo relativamente desconocido en muchos países, llamado “airsoft”.

Consiste, en líneas generales, en simular escenarios bélicos con réplicas de armas reales que disparan inofensivos proyectiles plásticos.

 

Lo de las réplicas de armas es algo que viene de lejos. Todos hemos visto alguna, ni que sea en un escaparate: no pistolas de juguete con un tapón rojo en la boca del cañón, sino réplicas de tamaño real y aspecto real. Algunos las compraban por coleccionismo. Otros, por un cierto deseo de disparar sin ruidos y sin daños.

El airsoft le ha dado una vuelta más a este concepto, utilizando motores y mecanismos que permiten a esas armas funcionar como si fueran reales, pero sin serlo. No utilizan aire comprimido, que podría resultar peligroso, pero sí descargas de aire y motores eléctricos que permitan cierta distancia de disparo, e imitar las características de las armas automáticas.

 

Porque con el airsoft vas mucho más allá de las pistolas. Los fabricantes se han puesto manos a la obra para ofrecer un completísimo repertorio militar: pistolas, subfusiles, rifles de largo alcance, rifles semiautomáticos, fusiles de asalto, ametralladoras, e incluso granadas, lanzacohetes o las espectaculares minas claymore.

 

Entrenad, preparad la táctica, estudiad el terreno y… ¡a por ellos!

airsoft entretenimiento

Evidentemente, al cosa no consiste en repartir armas y tirarse a lo loco. El airsoft (que empezó a ponerse de moda sobretodo en Japón en los 70 y se ha ido expandiendo) recrea el juego de equipo del paintball, en escenarios más realistas (sin irreales pinturas, y sin el dolor de sus impactos, que todo el que haya jugado a paintball sabe de los moratones con los que acabas) y utilizando dentro de lo posible la estructura y la táctica militar.

 

Por decir algo, el grupo de airsoft escoge un lugar solitario (una fábrica abandonada, un monte poco transitado), se divide en dos grupos y establecen la misión (conquista, aniquilación, rescate…) a realizar. De la táctica y la disciplina de cada grupo, junto a un poquito de suerte y un mucho de puntería, se desarrolla entonces un escenario bélico emocionante, cargado de adrenalina, y totalmente inofensivo. Si te tiran una granada, lo peor que te ocurrirá es recibir una metralla de bolitas de plástico biodegradable, o totalmente cubierto de harina. Y nadie te disparará a bocajarro, porque las normas establecidas siempre prohíben disparos a partir de cierta distancia.

 

Parte de la gracia del airsoft está en meterse en el papel. Los jugadores más regulares no solo cuidan y cargan sus réplicas con cuidado, sino que van adquiriendo productos relacionados que les resultarán útiles. La máscara de protección, por ejemplo, es obligatoria. Pero luego tienes chalecos tácticos, coderas, rodilleras, ropa de camuflaje, visores laser, trípodes, cargadores especiales… Un juego que puede ser caro, pero que refuerza la camaradería, te obliga a hacer ejercicio, y resulta altamente estimulante.

 

¿Existe algún grupo de airsoft cerca de ti? ¿Te apetece probar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *