La nube de la felicidad

Imagino el día de mi boda desde que tenía quizás 15 años. Es especial y por eso cada detalle implica una dedicación especial.

Tarragona es la ciudad donde celebraré el evento y no es que quiera nada demasiado pomposo, preferimos algo íntimo, la familia, los amigos y poco más.

Porque en realidad parece que cuanta más gente invitemos más gordo será el evento, aunque poco te importe después. Es una decisión muy personal. Algunas personas prefieren algo íntimo, familia más allegada y los mejores amigos, mientras otros, por las razones que sean se ven obligados a invitar hasta a los amigos de sus amigos.

Es cierto que para todos son momentos de nervios, por eso lo mejor es reservar los sitios con antelación. Celebrar bodas Barcelona es una bonita manera de planificar ese día tan especial. Puedes encontrar salones y ofertas de restauración absolutamente idílicos. Porque te mereces el mejor escenario para el día más importante de tu vida.

Te aseguro que la planificación de las bodas Barcelona tienen la misma concepción que la gran majestuosidad con la que está hecha esta bellísima ciudad universal. Barcelona es una de las capitales del mundo y posee demasiados rincones bellos para celebrar el día más importante de tu vida.

El escenario siempre marca la diferencia cuando hablamos de momentos clave en la vida de una persona. Siempre se recuerda el tiempo de ese día, junto a todo lo que adorna el espacio en el que vives esos mágicos instantes. Aunque en ese día puede que estés un poco como flotando en el aire, mejor hacerlo en un lugar como Barcelona para seguir contemplando belleza desde el aire.

 

 

El comienzo de los preparativos

Villaurrutia Toda boda comienza con la reserva del sitio donde se hace la ceremonia, no es normal que existan muchos problemas, a no ser que cases en catedrales o basílicas con mucho renombre y tengas entonces que reservar fecha con 2 años incluso de antelación. Ya ves, igual hasta cambias de pareja en ese tiempo.

Con casi un año de antelación se tiende a reservar el sitio de celebración, siendo el enlace en Tarragona, Villa Urrutia es uno de los más conocidos, será cuestión de confirmar la disponibilidad.

La reserva de un restaurante o un salón de celebraciones suele incluir la decisión por un menú. La experiencia en bodas nos dice a todos que los entremeses son fundamentales.

Los entremeses son los platos más esperados por los comensales, que reciben con gran alegría las primeras cervezas, copas de vinos o refrescos junto a unos aperitivos que ya sea verano o invierno, se agradece que sean calientes.

Cada uno en su papel

Villaurrutia Los invitados esperan el banquete y los novios están en una nube, porque aunque es romántico pensar que vas a entrar en un restaurante por primera vez como persona casada, y casi ni comes. Porque la mayoría no comen, se pasan todo el rato saludando y hablando con los invitados.

El salón de celebraciones tiene que saber pautar los tiempos, es importante si no quieren que la cosa se alargue demasiado, recuerdo una boda de las de por la tarde que comenzó a las 8 de la tarde y acabamos cenando a las 12 y media de la noche.

Y después de la comida llega el baile y las copas, porque una cosa no se concibe con la otra, aunque algunos hay que dan la cena y se acabó, me pasó una vez, que decepción de boda.

Para algunos este momento de barra libre es el mejor de la velada, pues es cuando comienza la juerga de los amigos.

Pero los novios seguirán hasta el cierre del salón en esa nube donde subieron cuando fueron casados y donde el salón de celebraciones se encarga que te quedes hasta el final de la barra libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *