La locura del Apalabrados

Los juegos para el smartphone han enganchado hasta a los reticentes

ocio

Con la popularización de smartphones, iPhones, y compañía, ha llegado una nueva generación de juegos en línea para socializar con tus amigos y familiares también en el tiempo de ocio. Muchos juegos han ido haciéndose notar: quizá el caso más emblemático es el Angry Birds, que sin aportar nada nuevo (juegos de “derrumba el castillo” existen desde hace años) ha conseguido copar totalmente el mercado.

 

Otra de estas fiebres, es el Apalabrados.

 

La base del juego es la del popular Scrabble: un tablero en cuadrícula, una serie de celdas especiales, y siete letras. A partir de ahí, forma una palabra, encájala en alguna letra de palabras anteriores, y suma todos los puntos que puedas.

 

Pero, si el juego no tiene nada original, ¿a qué viene esta fiebre que nos hace estrujarnos el cerebro en cualquier ratito de ocio en el que podemos echar mano del móvil? Veamos algunos de los argumentos.

Apalabrados tiene una serie de características que le han hecho triunfar

ocio

1)   ES GRATIS: Puede parecer cutre empezar por algo así, pero con la que está cayendo, acceder gratuitamente a un juego tan adictivo es de agradecer.

 

2)   MÚLTIPLES IDIOMAS: Así como en el Scrabble quedabas limitado a la naturaleza de tus fichas (una Ñ no sirve de nada en catalán, o si quieres jugar en inglés necesitas mucha mayor proporción de K y W, por ejemplo), Apalabrados te permite iniciar el juego en varios idiomas diferentes, lo cual supone un nuevo reto para los jugadores expertos.

 

3)   ES SOCIAL: Más allá de resultados y puntuaciones que exponer en Facebook o Twitter, la gracia del Apalabrados está en que es social en sí mismo. Con la excusa de empezar una partida, te descubrirás retomando contacto con parientes y amigos con los que, normalmente, tardas más en verte o hablar. El sistema de chat interno, además, permite una comunicación similar al Whatsapp, haciendo el juego mucho más completo.

 

4)   CUALQUIER MOMENTO ES BUENO: Una de las mejores características del Apalabrados es su portabilidad. No es necesario destinar una buena parte de tiempo de recreo o de ocio para echar una partida: un viaje en tren, el sofá, la sala de espera o el baño son lugares perfectos para enviar una palabra nueva, o probar diferentes combinaciones mientras maduras tu siguiente jugada.

 

En resumidas cuentas, Apalabrados es el juego perfecto no sólo para los adictos al Smartphone, sino para aquellos que no gustan mucho de los juegos en sí mismos. Evidentemente, no tiene la firmeza de reglas del Scrabble original, y de hecho, sus diccionarios pueden ser muy defectuosos (pueden decirte que MONDAY no existe en inglés, y en cambio TIJUL se acepta en castellano, pese a no significar nada en absoluto). Pero eso le añade cierta gracia, ya que siempre puede haber una nueva combinación de letras con la que sorprender a tu oponente cuando crees que está ya todo el pescado vendido.

 

Por todas estas características, sin duda Apalabrados es una excelente opción tanto para pasar un buen rato jugando, como para esos pequeños ratitos de ocio que aparecen aquí y allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *