Ha llegado la hora de tocar teclado

Dicen que la música es el lenguaje universal, que todos lo entendemos y que todos deberíamos acudir a ella en momentos delicados. De hecho desde que estamos en el vientre materno sentimos la música con mucha sensibilidad, sabemos cómo apreciarla, influye en nuestro desarrollo, influye en nuestro estado de ánimo.

Para mucha gente la música es la mejor terapia para salir de una depresión. Con tan sólo oír una melodía, por oír una letra, puedes llegar a vibrar, a llorar de emoción, a saltar de energía, a sentirte vivo.

Una terapia que vive en nosotros

Otra de las terapias recomendadas es tocar un instrumento, por ejemplo tocar teclado. Cuando creas música sientes algo muy especial en tu interior, puede ocurrir lo mismo cuando haces cualquier otra actividad creativa.

Nos sentimos orgullosos de hacer algo creativo que nos hace evadirnos de cualquier problema que tengamos, por eso mucha gente se acerca al mundo de lo artístico cuando se siente mal. Por eso salen bellas melodías cuando un músico hace traspasar sus sentimientos a través de los instrumentos.

Es curioso pero mara muchos músicos tocar un instrumento es tan natural como respirar, lo hacen de forma que tan sólo al coger el instrumento hace disfrutar a la persona que le ve.

Es como la voz, hay gente que estudia mucho para tener una voz educada, para hacer sonar melodías geniales, pero otras, lo hacen con una facilidad pasmosa, con una naturalidad que es lo que embruja a todos los que le ven.

Cada uno tiene su banda sonora

tocar tecladoRealmente la música está presente en nuestras vidas en cualquier momento, la mayoría de las ocasiones a los que nos gusta la música sabemos apreciarla, a otros les cuesta un poco más, no saben apreciar las melodías, tal vez no lleguen a captar todas las melodías que tiene una canción, la magia de unas notas que es posible que hayan sido estudiadas para ponerlas ahí.

Si todavía no tocas ningún instrumento, tal vez haya llegado la hora de que pruebes la magia de la música, la magia de hacer emocionar a los que te escuchen.

El teclado es una alternativa genial. Te da la posibilidad de explorar un montón de melodías.

Además es uno de los instrumentos que más emocionan, cuando aprendes y también cuando escuchas a alguien que sabe tocar. Tan sólo tienes que recordar alguna melodía que provenga de algún piano, de algún teclado.

En realidad cualquier instrumento es digno de escuchar y aprender a tocarlo es bonito a la vez que emocionante. Un día te decides y cuando te quieres dar cuenta estás creando música.

Lo importante es que te guste el instrumento y que realmente vayas a tocar.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *