Los adolescentes te están molestando, es un hecho de la vida, son personas que todavía están desarrollando quiénes son y quiénes quieren ser. Todos somos adolescentes que distraen en algún momento de nuestras vidas. Es por eso que las películas para adolescentes son tan populares. Crean esta imagen perfecta de los años de la adolescencia y la venden al público como una forma de revivir esos años, pero de una manera mejor, más portátil y divertida. Siempre habrá este tipo de película y espectáculo mientras se necesite ese sentimiento en la audiencia.

A veces, sin embargo, un programa de televisión o una película no logra vender esa idea de los años perfectos de la adolescencia y, en cambio, solo logra vender el tormento y la fatiga de esa edad en nuestras vidas. Ahí es cuando la película o el programa de televisión deja de ser divertido y comienza a ser tan emocionante como se suponía. Podríamos decir, por un lado, que tenemos Booksmart. Una película que ofrece todo lo que podríamos necesitar de una película para adolescentes y, por otro lado, tenemos Boo Bitch, un programa que nos hace querer olvidarlo.

Boo, Bitch es una serie de Netflix de edición limitada creada por Tim Schauer, Kuba Soltysiak, Erin Ehlrich y Lauren Iungerich. El programa cuenta la historia de Erika, una estudiante adolescente que pasó la mayor parte de su vida como una parte invisible del alumnado. Por ejemplo, su única amiga Gia es la única persona que sabe que su verdadero nombre es Erika y no Helen. Erika está cansada de ser una perdedora y decide cambiar las cosas un poco. Las cosas comienzan a buscar a la joven, pero aparece un gran obstáculo en su camino. Ella muere.

Sin embargo, incluso ahora que está muerta, puede comunicarse con su mejor amiga Gia y otros estudiantes. Erika necesita saber qué está pasando y qué debe hacer para arreglar lo que le está pasando. La premisa de que un fantasma aún puede comunicarse con su familia no es nada nuevo, pero Boo, Bitch intenta darle al viejo principio un sabor más moderno. Puede atraer a una audiencia nueva y fresca.

Hay algunos problemas con Boo, Bitch. No está nada mal, el espectáculo se puede disfrutar a un nivel muy superficial, como una forma de matar unas horas. Hay ocho episodios y cada uno tiene una duración promedio de entre 20 y 30 minutos cada uno. La serie se puede ver fácilmente en una sola sesión. Es divertido pero no tan divertido, es divertido pero no tan emocionante, etc. La gran pregunta es que el programa se siente como una persona mayor que intenta vestirse como una persona joven y piensa que se está jubilando. Como si nadie pudiera notarlo.

Boo, Bitch está plagado de decenas de clichés que han servido al género durante mucho tiempo; Nuestro personaje principal está enamorado del chico más lindo de la escuela y nuestro personaje principal es un perdedor. Nuestro personaje principal tiene padres maravillosos y una vida maravillosa, y todavía está triste y deprimida porque no es popular. Todos estos clichés crean una plantilla muy fácil de seguir, pero ahora estamos en 2022 con cada aspecto de la trama gritando a principios de la década de 2000 o, peor aún, a finales de la década de 1990.

Te puede interesar:  Resumen y explicación del final de la segunda temporada de 'Loki': Loki se convirtió en el dios de las historias

El programa trata de estar a la moda y atraer a la generación más joven y, sin embargo, se siente tan desconectado de lo que hacen los niños de hoy que todo se siente convincente. Incluso Lana Condor, quien ha demostrado una y otra vez que la carismática actriz es una excelente actriz, siente que es solo otro personaje hiperactivo que está molestando desde el árbol. La capacidad de ofrecer bromas no brinda buen humor, y el programa realmente fracasa cuando se trata de pasarlo como un programa divertido.

Bó Bó

Claramente, cada actor individual es mucho mayor de lo que se supone que es su personaje. Condor, en particular, siente que ha sido una adolescente durante mucho tiempo en películas y otros programas y siente que debería pasar a otros papeles muy pronto. El resto de estos adolescentes se parecen demasiado a personas de veinticinco años. Ni siquiera es gracioso. Realmente te saca de la historia y hace que los personajes se sientan poco realistas.

Un programa que trata sobre fantasmas no tiene que ser realista para hablar con la gente, pero la lógica interna del programa en sí se siente como una ocurrencia tardía la mayor parte del tiempo. La serie intenta trabajar en ese hiperrealismo que puede estar más cerca del de South Park que del nuestro. Y realmente parece que el programa siempre está tratando de encontrar su propia identidad pero no puede hacerlo, incluso en los últimos minutos del último episodio. Todo se siente como un refrito.


Lana Condor es genial, pero debería pasar a pastos más verdes. El resto del programa no logra resonancia alguna, ya que está atrapado en un tipo de narración que no era tan buena incluso hace 20 años. Al tratar de atraer a una audiencia más nueva, Boo, Bitch muestra que realmente no entienden de qué se trata esta nueva generación. Todos deberían mirar Ocho Grados.

Puntuación: 5/10

Categorizado en: